viernes, 17 de junio de 2016

EL SILLÓN DEL JEFE

Cada noche le tocaba cerrar la oficina y se sentía un pringado. Cada noche se sentaba en el sillón del jefe para sentirse también miserable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario