jueves, 24 de marzo de 2011

DE SALDO

Se bebió la despedida hasta que se le oxidó el alma y, cuando despertó, con la vista aún perdida entre la bruma de la derrota, se propuso dejar los saldos solo para las rebajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario