viernes, 1 de abril de 2011

VIO TODAS LAS CARAS

A Ursino le habían pesado tanto los hábitos que le encorvaron el alma. En casa le enseñaron a ser cristiano, en el seminario le enseñaron a enseñarlo y a defenderse de dioses enemigos. Y, lejos de todo aquello, aprendió que su Dios tenía tantas sotanas como religiones. Sólo entonces supo erguir el alma y continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario