miércoles, 6 de abril de 2011

LA CAZA

Intentaron cazarle tantas veces, tenía tantas heridas en el cuerpo, que asfixiarse con una gominola de fresa fue una muerte ridícula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario