jueves, 4 de agosto de 2011

MANUSCRITO

Las teclas del ordenador le fueron borrando el trazo. Con la pluma se sentía tan torpe como un anciano incapaz de agarrarse el pulso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario