domingo, 28 de agosto de 2011

"SI TODO ESTÁ CORRECTO, FIRME ABAJO"


"Si todo está correcto, firme abajo", le dijo acercándole el documento desde el otro lado de la mesa. Y él, con una sonrisa de oreja a oreja, rubricó obediente. Por fin había logrado un contrato indefinido. Aún no podía creer lo afortunado que era. "¡Un contrato para toda la vida!", entraría gritando en casa nada más salir de allí.. No le importaba ni la letra pequeña, ni las cláusulas leoninas, "todos las tienen", pensó. Ni siquiera le molestó  el intenso olor a azufre del despacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario