martes, 6 de septiembre de 2016

OLOR A PÓLVORA

No entendía por qué su abuelo se escondía en el sótano, tapándose con furia el rostro con las manos, cada vez que el ruido y el olor a pólvora inundaban las calles del pueblo con los fuegos artificiales del final de las fiestas. Hasta que el pequeño, viendo los informativos, se tuvo que enfrentar a imágenes de guerras que no ha vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario