sábado, 21 de enero de 2012

SU EGO

Su ego, tan grande como el nombre del cargo que le asignaron, fue desapareciendo a medida que se caían caracteres de su tarjeta de visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario