jueves, 8 de noviembre de 2012

LIMOSNAS

Le sorprendió ver pedir limosna a aquel hombre a pesar de su aspecto desahogado. El aristócrata, al ver las monedas, decidió dejar de decir galanterías sombrero en mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario