jueves, 22 de mayo de 2014

EL MUNDO

Cuando por fin se decidió a comerse el mundo acabó pidiendo al maitre la hoja de reclamaciones por indigesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario