viernes, 16 de mayo de 2014

VENTURAS Y DESVENTURAS DE EL TITI Y EL MARQUÉS XLVI



El suelo de El Tropical, limpio, lo que se dice limpio, solo lo está los viernes después del último menú del día de la semana.
El resto de los días, los parroquianos se han acostumbrado a esa rugosidad de lija bajo los zapatos y esa adherencia innata de un suelo que Manolo confiesa sin pudor: "se limpia lo justo para que no lo cierre Sanidad y estéis como en casa".
De lunes a jueves, después de las comidas, Manolo saca la escoba a pasear "para quitar lo más gordo, lo que más se ve".
Pero los viernes es diferente y, El Titi y El Marqués, que suelen cerrar el turno de cocina ese día, ya se han acostumbrado a mover la cuchara al ritmo anárquico y machacón de unos compulsivos golpecitos contra el suelo.
La primera vez que les ocurrió no pudieron por menos que preguntar abrumados por el pasmo: -Manolo, ¿se puede saber que hace una docena de pollos picoteando el suelo?
-El departamento de I+D+I de El Tropical, que se ha puesto a trabajar y me ha dicho que esto me sale más barato que una aspiradora, y así vais conociendo el menú de la semana que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario