jueves, 8 de mayo de 2014

VENTURAS Y DESVENTURAS DE EL TITI Y EL MARQUÉS XLV


Cada sobremesa, cuando la partida de mus es Ley, y alrededor de la mesa se arremolinan moscones como atraídos por el olor dulzón del anís con hielo, El Titi se queja amargamente de que esté prohibido fumar en el interior de El Tropical.
-Esto ya no es lo que era. El mus sin tabaco no es lo mismo.
-Pero si tú ya apenas fumas, Titi -se extrañó El Marqués mientras mareaba a la aristocracia confiando en ligar una mano con la que aspirar a algo más que a envites a chica.
-Ya, pero me gusta hacer gasto.
-La verdad es que sí se echa de menos un buen puro caribeño, de esos que se disfruta cada bocanada. ¿Sabías que la palabra tabaco viene de Cuba? Fumaban las hierbas con unos tubos. Tubos. Tubacos. Tabaco.
-Marqués todo eso está muy bien, pero el tabaco solo sirve para que no se acerque la gente. Cuanto más barato y más humo eche, mejor para librarse de los mirones. Órdago a grande, chica, pares y juego.
-La madre que te parió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario