viernes, 6 de mayo de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

2. El Candidato

Le costó darse cuenta de que su interlocutor, parapetado tras una mesa que ocupaba la mitad del despacho, se había puesto de pie. El candidato condensaba en su diminuta anatomía de metro sesenta todo un catálogo de despropósitos.

Una sudorosa calvicie mal gestionada, patilla ancha, bigote estrecho, pecho abundante y caído sobre la inmensidad de una barriga tonelera... Alejaban a aquel tipo de los cánones que definen a los aspirantes electorales que arrasan en las urnas solo con el porte.

La indumentaria: traje de encargado de SEPU, corbata de nudo ombliguero con lamparón, calcetín blanco, pantalón tobillero y mocasín desgastado, tampoco ayudaba.

De locuacidad andaba tan justo como de escrúpulos. De ego e irrealidades andaba bien servido.

"Tranquilo chaval, que con esta percha y este piquito de oro no vas a tener que hacer mucho para que ganemos".

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

No hay comentarios:

Publicar un comentario