jueves, 30 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

33. Rueda de prensa 3.0

Juan Cuadrado, el Asesor, está convencido de que ha llegado el momento para dar el primer paso. "El resto ha empezado a enseñar sus cartas y ahora es cuando empezamos nosotros a jugar".

Los demás ya han puesto sus condiciones: el que más votos tiene propone un regalo envenenado a su enemigo histórico; el segundo de la clase es consciente de que, haga lo que haga, diga lo que diga, y decida lo que decida, va a ser perjudicial para sus intereses, así busca cobrarse una buena pieza antes de que sus propios compañeros de caza cuelguen su cabeza en la sala de trofeos; el tercero se lame resignado las heridas y contempla los combates desde la barrera, confiando en los idus de julio les devuelvan a la arena del anfiteatro; y los cuartos, más de mus que de póquer, lanzan un órdago a chica, a grande, a pares y a juego. Mientras, el candidato del PIRLA, toca y retoca su lista de deseos esperando a que el Asesor anuncie el pistoletazo de salida.

Cuadrado sabe que todos esperan ansiosos lo que tenga que decir el candidato del PIRLA, igual que es consciente de que no debe dejarle en la línea de tiro más que el tiempo imprescindible. "La puesta en escena tiene que ser perfecta. Tengo que conseguir de nuevo que lo menos importante sea lo que diga".

Agotado el plasma como recurso para que el candidato pueda leer tranquilamente y los periodistas no comentan la impertinencia de preguntar, tras horas de sesudas reflexiones, el Asesor parece haber encontrado la fórmula perfecta. "Jefe, aquí tienes el discurso. Ya están convocados los medios para mañana. Vas a ser el primer holograma en dar una rueda de prensa. Y como funcione el invento igual te libras hasta de ir a los plenos".

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

EL ASESOR: Diario de campaña

33. Rueda de prensa 3.0

Juan Cuadrado, el Asesor, estaba convencido de que ha llegado el momento para dar el primer paso. "El resto ha empezado a enseñar sus cartas y ahora es cuando empezamos nosotros a jugar".

Los demás han empezado a poner sus condiciones: el que más votos tiene propone un regalo envenenado a su enemigo histórico; el segundo de la clase es consciente de que, haga lo que haga, diga lo que diga, y decida lo que decida, va a ser perjudicial para sus intereses, así busca cobrarse una buena pieza antes de que sus propios compañeros de caza cuelguen su cabeza en la sala de trofeos; el tercero se lame resignado las heridas y contempla los combates desde la barrera, confiando en los idus de julio les devuelvan a la arena del anfiteatro; y los cuartos, más de mus que de póquer, lanzan un órdago a chica, a grande, a pares y a juego. Mientras, el candidato del PIRLA, toca y retoca su lista de deseos esperando a que el Asesor anuncie el pistoletazo de salida.

Cuadrado sabe que todos esperan ansiosos lo que tenga que decir el candidato del PIRLA, igual que es consciente de que no debe dejarle en la línea de tiro más que el tiempo imprescindible. "La puesta en escena tiene que ser perfecta. Tengo que conseguir de nuevo que lo menos importante sea lo que dice".

Agotado el plasma como recurso para que el candidato pueda leer tranquilamente y los periodistas no comentan la impertinencia de preguntar, tras horas de sesudas reflexiones, el Asesor parece haber encontrado la fórmula perfecta. "Jefe, aquí tienes el discurso. Ya están convocados los medios para mañana. Vas a ser el primer holograma en dar una rueda de prensa. Y como funcione bien igual te libras hasta de ir a los plenos".

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

CINE 3D

Al oír el disparo, le entusiasmó el realismo de la película en 3D, hasta que comprobó que el impacto había manchado de sangre sus palomitas.



miércoles, 29 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

32. Queridos Reyes Magos

El candidato escribe su lista de peticiones con la misma ilusión de un niño los primeros días de enero. Al secretario general del PIRLA le da bastante igual quién se pone el traje de Rey Mago con tal de que cumpla con sus solicitudes.

Juan Cuadrado, el Asesor, le había aconsejado que en esta tierra de nadie que son las negociaciones lo mejor es mantener una estudiada discreción que hay que romper cuando lo dicten las imprevisibles circustancias que están por llegar. El Asesor simplicó el argumento en un: "que te estés calladito hasta que yo te lo diga jefe", mucho más acorde con el nivel de entendederas del candidato. "Hay que ser paciente, tú tenlo todo preparado. Decide qué quieres y cómo lo quieres. Yo me encargo de todo lo demás".
Y ahí dejó al líder supremo del PIRLA con su carta:


Queridos Reyes Magos:

Para qué te voy a engañar, este año no he sido bueno, pero me ha salido muy bien. Por eso, creo que puedo pedir.

1. Una cartera nueva (Preferiblemente de Obras Públicas).

2. Una hucha grande. (Si está llena mejor, y si tiene forma de tarjeta sin límite no me voy a quejar).

3. Viajar (Siempre he querido ir a Suiza o a Panamá, aunque no me importa empezar por trayectos más cortos como Andorra).

4. Que no me castiguen (esto del indulto no es que lo necesite de inmediato, pero nunca está de más tenerlo. Por lo que pueda pasar).

5. Que me quieran mucho mis nuevos amigos (y no se enfaden cuando les amenace con una moción de censura).

Pero no penséis que soy un egoista que solo miro por mí. Quiero lo mejor para los ciudadanos, especialmente mi pequeño ejército del PIRLA. Somos poquitos pero ambiciosos y habrá que irlos acomodando.

Me despido confiando en no tener que tirar de reforma laboral con Sus Majestades. Recuerden que nadie quiere unas terceras elecciones.

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



ACAMPADA

Indignado por los resultados, se dedicó a quemar papeles antes de abandonar el despacho en el que había acampado durante tres legislaturas.

martes, 28 de junio de 2016

LA ANCIANA Y EL PEZ


La anciana y el pez se observan, se sorprenden y se olvidan. Para, un instante más tarde, volver a observarse, sorprenderse, olvidarse.













lunes, 27 de junio de 2016

SU NOMBRE EN UN SUSURRO

Cada noche al acostarse, a las doce en punto de la noche, Rosa escuchaba su nombre escondido en un susurro y una letanía de palabras cuyo mensaje no lograba identificar. Miraba a su alrededor y en casa le rodeaba la misma soledad que le acompañaba en el día a día.
Inquieta por la incertidumbre era incapaz de dormir, y decidió recurrir a los somníferos. Pero antes de que los medicamentos hiciesen efecto, a las doce en punto, volvía a escuchar su nombre envuelto en un susurro.
Una noche de verano, cuando quedaba poco para que acabase completamente desquiciada, escuchó su nombre con más claridad que habitualmente. Se acercó a la ventana y descubrió que su anciana vecina hablaba cada noche con su hija, siempre a las doce y siempre en un susurro que empezaba "Rosa, hija, no puedo hablar muy alto, que es tarde y los vecinos deben estar dormidos..."

EL ASESOR: Diario de campaña

31. El Resultado

Con más del 99% escrutado, el candidato y el Asesor terminaron la noche electoral en silencio, encerrados en el despacho del secretario general del PIRLA, con el murmullo de tertulianos y el tintineo del hielo en las copas como única banda sonora de su indiscutible éxito.

El Asesor confirmaba satisfecho cómo las estratégicas de comunicación, cuanto más burgas, más extravagantes y más evidentes, son más efectivas. “Me encanta saber que mañana este país no será Venezuela, y que los supermercados seguirán teniendo llenas sus estanterías, aunque sea porque con lo que cobra la gente aquí no hay manera de desabastecerlos”, sonreía levantando su copa.

El candidato disfrutaba comprobando que la gente seguía depositando su confianza ciegamente en gente como él. Le reconforta ratificar que se siga apostando por dirigentes que abogan por adjudicaciones sin concurso público, que consideran que los méritos y la valía en las contrataciones están sobrevalorados, que las comisiones son solo una forma de cobrarse el esfuerzo de trabajar constantemente para la sociedad, y que el dinero en negro también genera riqueza, la personal, pero riqueza al fin y al cabo. “No nos engañemos Cuadrado, el egoísmo, la búsqueda del beneficio individual es el único motor que mueve un país. Por eso todos los que nos votan, y los que votan a los que son como nosotros, lo hacen porque en el fondo aspiran, desean ser como nosotros”, defiende el candidato dándole trabajo al hielo de su vaso.

A pesar de un recuento de infarto, las previsiones del Asesor no fallaron, y ahí estaba en todos los roscos el PIRLA con un diputado. Avanzada la noche, el candidato se dejaba querer dejando sonar el teléfono más de lo prudente antes de descolgar. “¿Te has fijado Juan? No paran de llamar. Todos. Somos la llave. Me encanta esta sensación de poder, de saber que a partir de ahora todos tienen que bailar la pieza que yo quiera que bailen. Y aunque no les guste tendrán que aceptar todas mis demandas por caprichosas que sean. ¿Te imaginas que me convierto en el primer presidente del gobierno con un solo escaño?

La noche fue larga e intensa, y ninguno de los dos terminaba de creérselo pero la mañana siguiente, cuando despertó el candidato, el escaño todavía estaba allí.

EL ASESOR: Diario decampaña (entregas anteriores)


domingo, 26 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

30. Las urnas

Para la jornada electoral, Juan Cuadrado no ha diseñado nada especial. Informó a los medios de que el secretario general del PIRLA votaría a las nueve y media en su colegio electoral. Pidió al candidato puntualidad. "Es importante dar imagen de currante autónomo que madruga hasta los domingos".

También le recomendó ir acompañado por la familia, y allí se ha presentado, con más de veinte familiares ejerciendo de guardia pretoriana, incluido el cuñado insufrible que todo lo sabe y sigue hablando del Brexit ante un ambiente unánime de resoplidos y miradas de hartazgo.

En cuanto a su aspecto, le sugirió algo bastante casual como para parecer progre y lo suficientemente formal como para hacer un guiño a los conservadores. Y allí apareció el candidato con sus chanclas brasileñas y sus bermudas floreadas de cintura para abajo, e impecable traje de chaqueta y corbata con nudo gordo de cintura para arriba.

Deposita su voto y se entrega a la nube de periodistas que confían en que el líder del PIRLA se salga del guión. "¿Que qué le digo a la gente? Pues que vote. Que vayan a votar con alegría. Aunque sea para mal".


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)





sábado, 25 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

29. Jornada de reflexión


El Asesor disfruta pensando en la jornada de reflexión como ese día en el que todo el país se entrega vívamente a decidir a quién concede la responsabilidad de gestionar su destino durante cuatro años. Un día en el que velar armas de cara al gran día, a la gran noche electoral en la que cosechar el fruto del trabajo de unos días tan intensos como decisivos.



Al candidato lo que más le gusta de la jornada de reflexión es salir en chándal en los informativos.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



viernes, 24 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

28. Cierre de campaña

En los cierres de campaña, al Asesor le guata quedarse entre bambalinas, donde todo está en sombra, y los discursos y los jaleos que provocan llegan con un eco sordo y lejano.

Y allí, espera satisfecho a que den las doce, con los dedos cruzados, confiando en que la jornada de reflexión sea la antesala de sus grandes éxitos.

A las doce en punto, cuando más animado estaba el ambiente, se viene abajo el tendido eléctrico. Sin luz ni sonido, el Asesor sale corriendo hacia el escenario y allí se encuentra con el candidato, megáfono en ristre, poniendo el colofón a una gloriosa campaña electoral: "Ea, y como no hay luz y ya no se puede pedir el voto no sé qué hacemos que no estamos ya en el bar".

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

TELARAÑAS

Esperó paciente a que llegase su turno para exigirle al cajero de su banco las telarañas de su cuenta corriente.


140 #cientocuarenta



EL ASESOR: Diario de campaña

27: Brexit y dominó

El Asesor, Juan Cuadrado, sabe que en su trabajo es vital la previsión, ir dos, tres o cuatro pasos por delante de quien le paga y de quienes asesoran a los contrincantes de quien le paga. Una campaña electoral es ese frenopático de filibusteros en el que, sin apenas tiempo para gestionar lo inmediato, es complicado atender con solvencia lo que está por llegar o lo que viene sin avisar.

Afortunadamente, un referéndum en Reino Unido, que se decide dos días antes de las elecciones, le ha permitido a Cuadrado preparar un trabajado argumentario con datos precisos y mensajes comprensibles. Un análisis con las repercusiones sociales, económicas, geopolíticas, salpicado con algún estudiado tecnicismo para que el candidato se luzca en los actos de campaña.

El Asesor cree que el mejor lugar para que el candidato opine sobre el Brexit británico es en el bar, mientras el candidato juega al dominó con jubilados cumpliendo con uno de los grandes clásicos electorales. “En ese momento distendido, donde estarás cómodo, solo habrá gráficos, ningún periodista indiscreto que pueda preguntar o repreguntar y ponerte en un aprieto”.

Y entonces, con el seis doble ya sobre la mesa, uno de los jubilados, actor amateur en el centro de día, engola la voz hasta el paroxismo y pregunta: -“Candidato, a mí me interesa mucho saber su experta opinión sobre triunfo del Brexit británico?”.

El candidato sonríe, apura el café y reduce el trabajo de días del Asesor recopilando datos y armando el discurso en un contundente: “Esta gente ha sido siempre muy rarita. Eso de poner el volante a la izquierda ya daba que pensar”.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

jueves, 23 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

26.  Operación bikini

El candidato, sedentario por naturaleza, durante la campaña hace suyo aquello de un país para comérselo. Cada vez que la visita urbana o el salutatio vecinal implican una o varias paradas en establecimientos de gastronomía de todo tipo él disfruta como cochino en lodazal.

En los mercados huye de los puestos de verdura, y cambia el itinerario de la comitiva electoral cada vez que atisba la posibilidad de dejarse caer por alguna charcutería en la que trabajar mandíbula con un buen cinco jotas.

Cuando ya se ve en el horizonte la jornada de reflexión, el candidato ha dado gloriosas portadas con mancha de fabada en la solapa, dándole a la bratwrust con más pericia que la compañera de piso de Nacho Vidal, migas de tortilla alojadas en el bigote, restos de inabarcables helados en la comisura de los labios… y en todas las fotos,Juan Cuadrado, pañuelo de papel en ristre, intentando evitar la indigna instantánea.

-No te preocupes Juan, que esto me hace más cercano, más del pueblo. -Sonríe el secretario general del PIRLA chorizo al infierno mediante.

-No te equivoques candidato, esto lo que hace es que sea más fácil saltarte que rodearte. Mañana, dominó y jubilados, que eso no engorda.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

EL CARDIÓLOGO

A pesar de su reputación como prestigioso cardiólogo, es incapaz de llegar al corazón de la gente fuera del quirófano.


140 #cientocuarenta



miércoles, 22 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

25. Superpoderes

Juan Cuadrado, el Asesor, disfruta con la sensación de superioridad que da el éxito en política, aunque sea consciente de lo efímero que puede llegar a ser. Sin haberse realizado aún el recuento de votos, él ya se siente ganador de estas elecciones en la que cada vez más gente se interesa por su labor de chapa y pintura con el candidato.

Le entusiasma la capacidad que tienen los asesores de los grandes partidos para controlar el mensaje a difundir y la cartera de medios a su servicio para hacerlo. Y ese superpoder que le permite a los asesores convertir a un periodista díscolo en reponedor de Carrefour con una sola llamada.

Informaciones sin contrastar, buscar o crear pruebas con el objetivo de debilitar al contrincante atacando su imagen, o simplemente poner el foco en un solo punto haciendo que todo lo demás pase a un segundo plano. A Cuadrado le parece magistral, por ejemplo, que se haya consolidado en los informativos españoles una sección diaria sobre política y sociedad en Venezuela. “Eso sí, igual se les ha ido un poco la mano en eso de abrir la sección de Deportes con la eliminación en cuartos de la selección de Venezuela de la Copa América”.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregasa nteriores)




LA CHICA DE LA CURVA

Lo que nadie le dijo es que la chica de la curva era la propia curva.

140 #cientocuarenta


martes, 21 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

24. Lemas

Con las urnas a la vista, el Asesor sabía que en la recta final es cuando hay que apretar, porque una cabeza de ventaja da o quita laureles. Su cabeza iba más acelerada que Pocholo en la fábrica de Red Bull y no paraban de surgir ideas que gestionaba a una velocidad de vértigo.

Juan Cuadrado sabía que las elecciones ya no eran de un solo lema. Hay que lanzar mensajes constantemente, muchos, cortos, directos y cuanto más impactantes mejor.


Una noche en vela le sirvió para plantarse de buena mañana en el despacho del candidato con una batería de ideas con nuevos mensajes a difundir en campaña. Los elegidos: “Esperabas un candidato, te hemos traído un presidente”, soso pero con capacidad de engordar el ego del jefe. “No nos tomarán el pelo”, ideal para acompañar la alopecia del candidato. “Tenemos ganas de hacerlo”, las dobles lecturas nunca fallan. “Arriba los de abajo”, las contradicciones siempre funcionan. “Desde abajo con trabajo”, y las rimas… Pero, como siempre, su favorito estaba entre los descartes, que acostumbraban a ser los más honestos: "Ni sabemos, ni queremos".


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

lunes, 20 de junio de 2016

COMBATES

Harto de combates mediocres decidió convertirse en el maestro de su enemigo.

EL ASESOR: Diario de campaña

23. Encuestas, sorpasos y cintas de vídeo

A menos de una semana de las elecciones, Juan Cuadrado, el Asesor, es ya la sombra del candidato. No hay instantánea del líder del PIRLA en la que no aparezca él un par de pasos por detrás, siempre con una sonrisa contenida y vigilante, controlando cada detalle. Anudando su corbata, apuntándole discretamente el dato, la respuesta, la pose, o indicándole que pida ir al baño para ganar tiempo y dictarle la estrategia a seguir para salvar una situación de crisis. El secretario general del PIRLA ha ido tantas veces al baño en esta campaña, que los periodistas empiezan a compadecerle por su cistitis.

Aunque a Cuadrado le gusta trabajar en la sombra, no puede negar que le reconforta que los medios empiecen a señalarle como el artífice de este milagro, y recorta en la oscura clandestinidad de su despacho cada foto en la que aparece, confiado en que estas elecciones sean su gran trampolín profesional.

Mientras unos y otros se entretienen en sus sorpasos, el Asesor se regodea con los resultados de las últimas encuestas publicadas, que señalan al PIRLA como el partido clave para formar gobierno con solo un diputado.

Con la polémica sobre los líos de faldas del candidato convertido en el viento de cola definitivo para que el partido suba como la espuma, Juan Cuadrado no ha tardado en recibir llamadas de otros asesores pidiendo ideas de las que luego poder defenderse: “No sé si os va a dar tiempo pero, ¿qué te parece algún vídeo con el que se pueda acusar a tu candidato de xenófobo por un mal gesto?. También suele funcionar eso de amagar con una denuncia a algún medio crítico. Ya sabes cómo son los periodistas, se encienden con nada”.



EL ASESOR: Diario de campaña  (entregas anteriores)

domingo, 19 de junio de 2016

sábado, 18 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

22. Besos y tetas

El candidato, que siempre había sido más de muslo que de pechuga, ahí estaba, acariciando ubre por obra y gracia del Asesor y sus innovadoras técnicas de marketing y comunicación. Aunque al candidato a veces le costase salir de su corsé conservador, tenía que reconocer que estaba harto de que cada vez que salía a la calle en campaña: niño que besaba, niño que se iba a por un globito al expositor de sus contrincantes... y lo mismo debía pasar últimamente con los padres de las criaturas. Pero desde que Juan Cuadrado llevaba su campaña los padres le acercaban a sus herederos con más fervor que un almonteño intentando encaramarse al palio rociero.

Y ahí estaba él, en una situación más inquietante que el tupé de Donald Trump, asumiendo que también se pueden ganar votos tocando teta. "Lo que no le perdono a este Cuadrado es que me haga mitinear en un establo a casi cuarenta grados y con una vaca entre las manos que me empieza a mirar con ojos golosones después de este ratito de intimidad".

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

LA PRINCESA

Después del sueño, la princesa se levanta del rincón en el que ha dormido, recoge los cartones y echa a andar.

viernes, 17 de junio de 2016

EL SILLÓN DEL JEFE

Cada noche le tocaba cerrar la oficina y se sentía un pringado. Cada noche se sentaba en el sillón del jefe para sentirse también miserable.

EL ASESOR: Diario de campaña


21. Andanadas de hostias

El candidato, que había aceptado con cierto recelo la propuesta del Asesor, no tardó en comprobar que, las dudas sobre los documentos mostrados, las críticas y el rechazo que manifestaban algunos medios eran directamente proporcionales a la adhesión inquebrantable que mostraban otros.

-Cuadrado ¿Y ahora qué?

Cuando el líder del PIRLA formuló la pregunta, hacía rato que se había convertido en una marioneta en manos de Juan Cuadrado, el Asesor. -Ahora a la calle, a dejarse querer sin complejos. Que la gente sepa que no pueden contigo. He organizado un mitin informal. Ahora se lleva mucho esto de dar discursos subido al banco de un parque, en un corral de gallinas o sembrando tomateras.

Y en las calles, el candidato vivió en primera persona las mismas filias y fobias que había visto en los medios. Selfies, palmaditas en la espalda, jaleos y aplausos que convivían sobre los adoquines con miradas de recelo y algunos improperios para los que el candidato había sido adiestrado para responder con indiferencia y una amplia sonrisa.

-Jefe, allí, en ese bar. ¿Recuerdas el texto? Entra, te presentas, te subes a una silla y les sueltas el rollo. Que no se te olvide ser cercano y natural. Muy natural.

El candidato obedeció sin rechistar y entró con paso firme en El Tropical, un local de bayeta sucia, ventilador lento en verano y estufa incapaz en invierno, donde las moscas merodean la vitrina de olivas, los boquerones flotan en vinagre rancio y el mismo vaso presta servicio toda la jornada.

Le sorprendió que aquella enumeración de promesas electorales sobre prestaciones a la maternidad, sobre conciliación familiar y laboral, y sobre su reforma educativa interesase de aquel modo a aquel grupo de jubilados que le miraban con toda su atención. Cuando terminó, lanzó el guante a los potenciales electores: “Tengo que reconocer que me encanta tener delante un grupo de ciudadanos comprometidos, preocupados por temas sociales que no siempre tienen que ver con su situación personal. Bueno, y para terminar, ¿alguien tiene algo que decirme?”.

Manolo, el dueño de El Tropical levantó la mano detrás de la barra. “Que como meta gol la Selección y sigas con la almendra delante de la tele te van a llover andanadas de hostias.




EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



PERO

Se pasó la vida esperando los peros en las frases.

140 #cientocuarenta


jueves, 16 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

20. La vida es puro teatro

Juan Cuadrado, el Asesor, después de conseguir que todos los focos se dirigieran a su candidato se esmeró en una perfecta escenografía, hecha a la medida de la estrella de rock que creía entre sus manos.

Cuando mandaron la convocatoria de prensa, los escándalos del secretario general del PIRLA ocupaban ya horas de televisión y radio en tertulias convenientemente sesgadas. La querencia por las faldas del candidato era lo que esa anodina campaña necesitaba. Las decenas de medios acreditados querían carnaza, y ahí estaba Cuadrado dispuesto a darles de comer.

Se ocupó de poner distancia entre los redactores y el atril elevado en el que situar a un candidato que saltó a escena tras un medido retraso respecto al horario previsto. Fue un discurso breve, leído cumpliendo con los énfasis acotados en los márgenes que concluyó con un: “entenderán que no admita preguntas, se trata de un tema exclusivamente personal que se está usando para dinamitar mi carrera política de una manera indigna. Pero les invito a que se tomen el tiempo que consideren oportuno para ver los documentos que me exculpan”.

Los siete tochos, con más de tres mil páginas cada uno, estaban en el interior de una sala acorazada, con la parafernalia de un arco y dos guardias de seguridad en la puerta y una única luz que impedía una lectura cómoda y ágil. “Deben entrar de uno en uno, sin teléfonos móviles, cuadernos, ni cámaras. – Informó Cuadrado. -Estarán siempre acompañados por un miembro del gabinete de comunicación y, como son muchos, tienen cinco minutos para examinar la documentación. Que si no esto se eterniza. Espero que sepan valorar en sus crónicas este ejercicio de transparencia”.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



EN LA FRONTERA

En el paso fronterizo, los guardias se vigilan con recelo sin saber que ambos desean cruzar al otro lado y escapar.

140 #cientocuarenta

miércoles, 15 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

19. A cinco columnas

El candidato no sabía si seguir frotando la lámpara. Solo había pasado dos días desde que había deseado más presencia en los medios, y ya se había desayunado una foto disfrazado de plátano el primero, y le había indigestado el titular a cinco columnas el almuerzo del segundo.

"El candidato del PIRLA financia sus fiestas privadas con dinero público", junto a otra instantánea en la que se le veía felízmente rodeado de todo un catálogo de mama chichos de periferia, habían relegado a sus contrincantes al triste exilio de los faldones de resmas asolados por la rutina de una recampaña sin nada nuevo que contar.

-Cuadrado, eres mi mano derecha, me tienes que sacar de este lío. Hay que averiguar quién está filtrando todo esto.

-Quien haya sido es lo de menos jefe -sonrió condescendiente el Asesor.

-¿Lo de menos? ¿Y si es uno de los trepas del partido?

-Tanto mejor.

-¿Mejor?

-Candidato, ya hemos conseguido que hablen de nosotros. Ahora solo hay que darle la vuelta a la tortilla. Que todo el mundo sepa que la víctima eres tú, que esto es fruto de una traición, del miedo de los que no son capaces de ganar por medios legítimos, que es una campaña de acoso y derribo. Aquello del ladran... Recuerda lo que te digo siempre, que sea verdad o mentira es lo de menos. Esto es puro teatro, así que a trabajar para preparar el decorado. Mañana, rueda de prensa sin preguntas.





LA VIÑA VIEJA

A la viña vieja la mataron cuando quebraron sus raíces, que eran sus hijos, y no los nudosos sarmientos que le nacían de brazos ya yermos.



martes, 14 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

18. El día después


Cuando despertó, el debate ya no estaba allí.     El candidato empezaba a preocuparse.

-Cuadrado, tenemos que hacer algo. No pude ir a la pegada de carteles, ayer me encontraba indispuesto. No me preguntes, no sé qué pasó.

-Tranquilo jefe -le calmó Juan Cuadrado -si no vas al debate eres el único que no pierde. Tampoco hay que exponerse demasiado.

-Lo que tú quieras, pero hay que hacer algo grande, que llame la atención. Necesitamos una portada a la altura del candidato del PIRLA.

-Déjame hacer…

Y al día siguiente, junto a la foto a cuatro columnas de sus contrincantes rodeando a un señor con bigote, el candidato se desayunó con una columna de salida dedicada íntegramente a una foto suya vestido de plátano junto a una despampanante rubia, que nada tenía que ver con su ejemplar familia, sobre el titular “Escándalo sexual. El plátano del PIRLA anima la campaña”.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



ENVIDIA

Cada primavera, la mujer florero se asoma envidiosa buscando eclipsar a los claveles que preñan la reja de su balcón.

lunes, 13 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

17. El Debate

El candidato llevaba semanas eligiendo el color de la corbata, el tono del traje, las alzas de los zapatos. Se había visto los debates desde cuando Campo Vidal era becario. Especialmente interesado por los últimos enfrentamientos, sacó como conclusiones que había que hablar de nuevas políticas, acercarse a los ciudadanos aunque sean algo absolutamente ajeno, sacar gráficos que ascienden o descienden según conveniencia, desquiciar rápidamente al contrincante y pedir al candidato que no se ponga nervioso... lo que no acababa de cuadrar en sus notas era algo sobre un tal Ruiz.

La mañana del debate, el candidato se levantó ilusionado, había tenido una gran idea sobre los carteles electorales, había desayunado a la hora del almuerzo, y con los deberes hechos, se entregó vívamente, bufanda al cuello y vuvucela al viento, a animar a La Roja.

Afortunadamente, un partido de Eurocopa a la hora de la sobremesa y la dosis apropiada de alcohol y tranquilizantes permite que un candidato duerma como un bendito durante horas y su asesor se ahorre explicarle que de esos atriles ninguno, nunca, fue suyo.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



LA HUIDA

Tras años asediado por el miedo, piensa que si cierra los ojos no lo verá, si tapa sus oídos dejará de escucharlo, si no lo pronuncia no estaría junto a él, y si no piensa en ello no existe. Convencido de que la mejor huida es no ver, no oír, no hablar y no pensar… vuelve a suceder.

EL ASESOR: Diario de campaña

16. Ahorro


El candidato, más allá de sus evidentes limitaciones, al menos es consciente de que lo que más le importa a los ciudadanos es el ahorro, y que los aspirantes de cada partido prediquen con el ejemplo.

El líder del PIRLA tiene una peculiar percepción del ahorro en campaña y fuera de ella. "Si el votante no te ve y no se entera es como si no te lo gastas", acostumbra a argumentar el candidato en sobremesa, poniendo dinero de otros sobre el mantel.

-Cuadrado, he tenido una idea extraordinaria.

-¿Para el debate?

-No, lo del debate está controlado. Una idea para dar ejemplo con el ahorro electoral. Vamos a llenar las calles con carteles para decirle a los ciudadanos que no vamos a gastar dinero en carteles.

-¿Y qué hacemos con los que hay por toda la ciudad con tu cara candidato?

-Pegarlos debajo. ¿Qué te parece?

-Brillante.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)




sábado, 11 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

15. On the Road

Igual que titiriteros sin casa, cantaures sin familia  y comerciales sin alma, en campaña, la caravana electoral se pasa la vida en la carretera, y montando y desmontando tenderetes desde los que, cual charlatanes de feria, vender pócimas mágicas para hacer crecer pelo en un erial.

Como si se tratase de un sistema de castas perfectamente diseñado, sobre el asfalto abre camino el líder en su potente beemeuve de cristales tintados, detrás, en una confortable furgoneta viaja su equipo de asesores, seguida de un microbús con el resto de miembros del partido que viajan en campaña y, por último, aplicando un eficaz cordón sanitario, la prensa.

El Asesor, Juan Cuadrado, pasa las horas de carretera haciendo listas. Su preferida, una que nunca deja de crecer, "Peligros de los que defender a un candidato".

-Gastroenteritis a una hora del mitin; -Sobremesas de puro, padrenuestro y pacharán; -Mojitos inapropiadamente cargados en actos con colectivos sociales; -Locales con neón a pie de carretera; -Reportajes fotográficos de una juventud loca; -Amigos que, como gremlins, pasan a ser de toda la vida a partir de las doce... Y a la cabeza de esa interminable enumeración de esos pintorescos riesgos: -La Prensa.

Esa gente empeñada en contar lo que le pasa al candidato, aunque sea malo; con la extraña capacidad de excitarse cuando tienen un titular de portada que no tiene nadie. Esos que cuando dan dentellada no sueltan presa, que se indignan cuando las ruedas de prensa no tienen preguntas. Esos que se acuestan con toda Segovia destilada en el cuerpo y amanecen dos horas más tarde con la previa del día en la cabeza. "Con razón la llaman Canalla" (nota de J. C. cuaderno de campaña).

EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

viernes, 10 de junio de 2016

DESNUDOS

En la soledad de aquella sala inmensa, los tres formaban los vértices de un triángulo imaginario que abarcaba mucho más que aquélla sala. Siguieron las instrucciones con inusitada obediencia. El musulmán descubrió su cabeza y se desprendió de la chilaba, el judío le siguió dejando a un lado el kipá y el talit, y el cristiano se fue despojando de su vestimenta, sobria y oscura... Cuando los tres se mostraron completamente desnudos les dio tanto miedo verse tan iguales que corrieron a recuperar sus vestimentas. 

jueves, 9 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

14.- Pegada de carteles

Desde que le vio por primera vez, Juan Cuadrado, el Asesor, supo que el líder del PIRLA era un animal, de costumbres. Lo que provocó que, con un candidato acostumbrado a perderse todos los jueves en los locales con mucha luz en las fachadas y poca en el interior, olvidase que la pegada de carteles de la recampaña esta vez no caía en viernes.

El candidato, entregado vivamente al frote clandestino de muslos isleños, desconecta el móvil el tiempo suficiente como para que su asesor de comunicación se vea frente a una nube de periodistas, encantados de arañar cualquier dato que vista de originalidad su rutinaria crónica de colorín.

Y ahí, aguantando con las espaldas más anchas que HODOR, toma la palabra Cuadrado unos minutos antes de las doce: “En esta histórica noche que nos congrega os preguntaréis, ¿dónde está el cabeza de lista del PIRLA? Pues, está justo ahí, con vosotros, entre vosotros, porque sois vosotros. Vosotros sois nuestro líder. No caigamos en las viejas fórmulas. Os invito a que subáis y con vuestras propias manos, lejos de cualquier personalismo, peguéis los carteles”. Cerró el micro y esperó un instante a sentir el peso de una puerta que, sorprendentemente, no cayó sobre sus hombros.


 Ya de buena mañana, con los cachorros del PIRLA regresando a casa hartos de engrudo, el líder se enfrenta a él mismo multiplicado por céntuplo sobre una pared y piensa en un susurro: “Se me ha ido de las manos el jueves. En cuanto empiece la campaña dejo de beber… tanto”.

EL ASESOR: Diario de campaña (entradas anteriores)

ASUNTOS TURBIOS

Su mentor en asuntos turbios le advirtió que los tratos se cierran en lugares abandonados. Desde entonces, solo negocia en bibliotecas.

miércoles, 8 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

12+1. Supersticiones

El Asesor todavía no ha logrado descubrir si las supersticiones de su candidato son una fobia real o el clavo ardiendo al que agarrarse para aplazar o anular incómodos actos de partido, ruedas de prensa con preguntas y repreguntas, o debates televisados con sus contrincantes.

El candidato es tan poco innovador con esto del mal fario como con el fondo de armario. Su equipo guarda un copioso anecdotario de desplantes motivados por la irracional búsqueda de evitar la mala fortuna.

Le habían visto negarse a subir a un estrado frente a miles de personas porque por debajo del escenario había visto pasearse un gato más negro que un asesor sin recursos. Se empeñó en realizar la firma de su biografía a pleno sol cuando descubrió que la caseta de la Feria fel Libro que le habían asignado era la número 13. Sacrificó su 3% al salir huyendo de una comida con constructores cuando uno de ellos osó pasarle la sal en mano.

Pero la superstición favorita de todoa era verle entrar a la pata coja en los Comités Federales del PIRLA. Esta costumbre parecía no haberle ido mal, hasta el los peores momentos, cuando la destitución estaba más que cantada, había logrado salir airoso. Aunque quizá también le había ayudado a mantener el cargo que a su alrededor, cada vez que se acercaba un Comité Federal, ruedan más cabezas que en la Boda Roja.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)


martes, 7 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

12. En mallas

El candidato del PIRLA, cumpliendo con su condición de rémora electoral, tiene por costumbre encapricharse de lo que ya han hecho otros para llamar la atención, sin dejar ni medio metro al sentido común para entender que lo que ya ha sorprendido difícilmente vuelve a hacerlo.

“Quiero esto”, se desayunó el asesor Juan Cuadrado sin apenas tiempo para digerir un desayuno sin que el estómago le diese vueltas al ver lo que le enseñaba el candidato. En su monitor tenía unas fotos de un expresidente corriendo por la playa al más puro estilo Benidorm en temporada baja; de otro dándole al abdominal, enfermo de vigorexia esteparia; y un vídeo de otro de los candidatos con andares de ánade con tacón alto prieto.

Asumido el reto, el asesor consideró que tampoco estaba tan mal lanzar el mensaje de vida saludable, de candidato activo, vital, que avanza… La maquinaria empezó a trabajar en su cabeza y el resultado fue una idea genial, de esas que nunca fallan: un mitin informal en un gimnasio. Sobre las bicicletas de spinning, que es conocida por todos la afición sedente del líder.


Cuadrado aceptó que la candidata consorte eligiera la ropa, “que ella tiene muy buen gusto”, aseguró su marido orgulloso. Cuando, a la mañana siguiente, el asesor se enfrentó a portadas, vídeos, memes y mofas de todo tipo con el candidato como protagonista. Su imagen enfundado en unas mallas imposibles, con camiseta flúor ombliguera, calentadores y cintillo, le sirvió al asesor para confirmar que el gusto de la lideresa radicaba exclusivamente en sus papilas gustativas.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)


EL TRIUNFO DE LOS MEDIOCRES

Se aferró emocionada al trofeo que le acababan de entregar. Miró un instante a aquel foro de trajes con corbata y vestidos largos con perlas y comenzó su alocución:
    "En un día como hoy no puedo dejar de recordar aquellos en los que el trabajo lo era todo. Cuando la jornada laboral se alargaba hasta que tocaba las noches por ambos lados del día. -con sus primeras palabras empezó a notar movimientos incómodos entre los asistentes. -Pero afortunadamente todo eso cambió cuando llegó Franky para encargarse de la dirección de la empresa. Sus primeras palabras fueron: Vengo de estar cinco años viviendo en un barco y ni un solo día he trabajado más de cinco minutos. Desde entonces, aquella confesión ha sido la guía que me ha permitido llegar hoy hasta aquí.
    A partir de ese momento y siguiendo las sabias enseñanzas de mi jefe, me dediqué al halago fácil, aprendí que es más provechoso alisarte el pelo en el baño con la secretaria de dirección que pasar horas haciendo tu trabajo, certifiqué que los valores se amansan a conveniencia para servir a los intereses de quien paga, que los escrúpulos son un lastre y el talento está sobrevalorado.
   Teniendo en cuenta estas premisas no fue complicado ascender. Era consciente de mis innumerables carencias, pero pronto me di cuenta de que eran similares a las de quienes ascendían conmigo, y dejó de importarme.
   Fui logrando una impunidad que me permitió pasar jornadas enteras al teléfono despachando temas personales a voz en grito, sin pasar por mi puesto de trabajo y dedicando a la charla estéril y distendida en los pasillos. Llegados a ese punto es importante que los compañeros sepan que una ya no está al mismo nivel.
    Afortunadamente, entre nosotros nos reconocemos y nos valoramos, nos ayudamos a ascender a lo más alto y terminamos por organizar galas como esta en la que nos premiamos. -con el público en pie aplaudiendo, la homenajeada pidió calma con una de sus manos para poner el colofón a su discurso-.
    Hoy, cuando ya lo he logrado todo, solo me queda agradecer a aquel director que admitió orgulloso no haber trabajado más de cinco minutos al día, y seguir esforzándome para superarle".

lunes, 6 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

11.-Ideas y aplausos

Tras unas semanas formando parte de los asesores del candidato del PIRLA, Juan Cuadrado no tardó en aprender que para sobrevivir debía poner más empeño en el aplauso que en el consejo.

El candidato, que se abraza a su ego como un funcionario a un día moscoso, rechaza por defecto todo lo que le propone su equipo. Si la idea le parece buena finge no estar convencido, pide que le den una vuelta hasta que el resultado no se parezca en nada a la original, y en ese momento es cuando el candidato propone como propia la primera opción.

Por otra parte, cuando la propuesta le horroriza, el candidato, que es muy de emplatar en papel de estraza, sentencia con un “he visto mierdas mejor envueltas”, elevando a floritura el punto Comprensión de errores y motivación, del curso Trabajo en equipo.

En ambos casos, tome la decisión que tome, todo concluye con un estruendoso aplauso y sombrerazo al líder supremo.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)


viernes, 3 de junio de 2016

jueves, 2 de junio de 2016

LA ÚLTIMA RONDA

Tras la última ronda, cuando solo quedan vasos llenos de ausencia, cierra el local y apura en soledad las consumiciones de sus clientes.

EL ASESOR: Diario de campaña

10. Encuestas

Arrojen el resultado que arrojen, Juan Cuadrado, el Asesor, disfruta con las estadísticas, la herramienta con la mayor capacidad de manipulación que conoce.

No le sorprendió comprobar que el líder del PIRLA era el peor valorado de los cinco principales candidatos: imagen de cara al electorado, MALA o MUY MALA; Capacidad de gobierno, MALA; Influencia, REGULAR; Carisma, POCO, Credibilidad, NULA.

Con aquellos gráficos entre las manos, Cuadrado dedicó un par de horas en escarbar entre los decimales hasta lograr un argumentario capaz de convencer a periodistas sin filtro, votantes sin criterio y a un jefe con poco cerebro.

-Bueno, ¿y qué hemos sacado en claro de tanto dato? -consulta el candidato dejándose caer en el sofá de su despacho.

-Creo que tenemos razones para ser optimistas. Lo más interesante es que la mayoría de votantes potenciales conocen al candidato del PIRLA. Podemos deducir que consideran que tiene una imagen y un carisma poco convencionales, diferente a la del resto de aspirantes. Y que cuenta con una enorme proyección de crecimiento en lo que se refiere a influencia y capacidad de gobierno.

-Estaba convencido de que iba a ser así -comenta sacando pecho el candidato al escuchar los datos. -Eso sí, una cosa te voy a decir Cuadrado, tengo que reconocer que todo el mérito no es mío. No hay nada como tener a un inútil enfrente para brillar.

-No me cabe duda candidato -asintió el Asesor frente al candidato.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)


miércoles, 1 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

9. Plumillas

En sus años como Asesor había tropezado con políticos que convertían la torpeza ante los medios en virtuosismo. Balbuceos, silencios incómodos, mirandas perdidas, sudores fríos, sollozos, apresuradas huidas al baño… Cuadrado conocía como la palma de su mano el catálogo de desatinos.

Teniendo en cuenta las capacidades de quienes le contrataban, a Juan Cuadrado no le quedaba otra que controlar la exposición de estos a los plumillas.  Aunque, suele pasar que él y sus clientes tienen formas muy distintas de acercarse a los juntaletras.

El candidato, lejos de todo pudor, es partidario de amenazar públicamente a los díscolos, mandar cuestionarios con las preguntas que quiere que le hagan, y asalariar a su particular guardia pretoriana en los medios. Un ejército de afines a quienes tener contentos, con la barriga llena y la esperanza de una jefatura de gabinete de comunicación.

Por su parte, Cuadrado es más de aprovechar la ausencia del candidato para moverse en la trastienda de los medios al grito de “tranquilos chicos, relajaos, que yo no soy el enemigo,  somos todos compañeros”, mientras con una cínica sonrisa anota mentalmente la lista negra de enemigos a los que marcar más de cerca que Goikoetxea a Maradona.


En cualquier caso, dos formas de despreciar a unos periodistas y a una profesión empeñados en demasiadas ocasiones en alimentar ese desprecio.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)