jueves, 16 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

20. La vida es puro teatro

Juan Cuadrado, el Asesor, después de conseguir que todos los focos se dirigieran a su candidato se esmeró en una perfecta escenografía, hecha a la medida de la estrella de rock que creía entre sus manos.

Cuando mandaron la convocatoria de prensa, los escándalos del secretario general del PIRLA ocupaban ya horas de televisión y radio en tertulias convenientemente sesgadas. La querencia por las faldas del candidato era lo que esa anodina campaña necesitaba. Las decenas de medios acreditados querían carnaza, y ahí estaba Cuadrado dispuesto a darles de comer.

Se ocupó de poner distancia entre los redactores y el atril elevado en el que situar a un candidato que saltó a escena tras un medido retraso respecto al horario previsto. Fue un discurso breve, leído cumpliendo con los énfasis acotados en los márgenes que concluyó con un: “entenderán que no admita preguntas, se trata de un tema exclusivamente personal que se está usando para dinamitar mi carrera política de una manera indigna. Pero les invito a que se tomen el tiempo que consideren oportuno para ver los documentos que me exculpan”.

Los siete tochos, con más de tres mil páginas cada uno, estaban en el interior de una sala acorazada, con la parafernalia de un arco y dos guardias de seguridad en la puerta y una única luz que impedía una lectura cómoda y ágil. “Deben entrar de uno en uno, sin teléfonos móviles, cuadernos, ni cámaras. – Informó Cuadrado. -Estarán siempre acompañados por un miembro del gabinete de comunicación y, como son muchos, tienen cinco minutos para examinar la documentación. Que si no esto se eterniza. Espero que sepan valorar en sus crónicas este ejercicio de transparencia”.



EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



No hay comentarios:

Publicar un comentario