miércoles, 8 de junio de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

12+1. Supersticiones

El Asesor todavía no ha logrado descubrir si las supersticiones de su candidato son una fobia real o el clavo ardiendo al que agarrarse para aplazar o anular incómodos actos de partido, ruedas de prensa con preguntas y repreguntas, o debates televisados con sus contrincantes.

El candidato es tan poco innovador con esto del mal fario como con el fondo de armario. Su equipo guarda un copioso anecdotario de desplantes motivados por la irracional búsqueda de evitar la mala fortuna.

Le habían visto negarse a subir a un estrado frente a miles de personas porque por debajo del escenario había visto pasearse un gato más negro que un asesor sin recursos. Se empeñó en realizar la firma de su biografía a pleno sol cuando descubrió que la caseta de la Feria fel Libro que le habían asignado era la número 13. Sacrificó su 3% al salir huyendo de una comida con constructores cuando uno de ellos osó pasarle la sal en mano.

Pero la superstición favorita de todoa era verle entrar a la pata coja en los Comités Federales del PIRLA. Esta costumbre parecía no haberle ido mal, hasta el los peores momentos, cuando la destitución estaba más que cantada, había logrado salir airoso. Aunque quizá también le había ayudado a mantener el cargo que a su alrededor, cada vez que se acercaba un Comité Federal, ruedan más cabezas que en la Boda Roja.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)


No hay comentarios:

Publicar un comentario