sábado, 30 de julio de 2016

EL CUÑAO DE MI CUÑADO

1




Seguro que conoces al cuñao de mi cuñado, porque el cuñao de mi cuñado conoce a todo el mundo. El cuñao de mi cuñado es el apretacroqueta del cóctel, la cesta del monaguillo, el moco sin pañuelo, el que sobra en la boda, el que aplaude a destiempo, la factura sin pagar, el que va al cine a comer patatas, la viga en el ojo, el runner con sobrepeso, el listo de clase, el tonto del bote... el que desprecia a la gente que es como él.

Fiel defensor del turismo familiar de Magaluf y de los paseos con los niños para ver escaparates por Amsterdam, el cuñao de mi cuñado siempre viaja mejor, más lejos y más barato.

El cuñao de mi cuñado es un selfie, una foto de piernas con gin tonic en la playa, la instantánea de un plato de cochinillo, perdón por la redundancia.

Subido a su púlpito de mahou, el cuñao de mi cuñado es capaz de meterte el Brexit, los pactos de gobierno, Pokémon GO, la física molecular y la final de Gran Hermano en una misma frase.

El cuñao de mi cuñado representa todo lo que es, todo lo que soy, todo lo que eres, todo lo que detesto.


EL CUÑAO DE MI CUÑADO (todas las entradas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario