martes, 23 de agosto de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

51. De teléfonos y contorsionismos



Al candidato y al Asesor se les pasaron los sudores fríos cuando, de repente, volvieron a sonar los teléfonos para preocuparse y ocuparse de ellos con la cordialidad propia del comercial que saluda siempre dando palmaditas en el costado.

En apenas unas horas habían recogido una nueva cosecha de sobres interesados ahora acompañados de algún que otro compromiso en forma de cargo para el candidato y su guardia pretoriana.

A ambos les reconfortó comprobar que, como había predicho el Asesor, continuaba la función teatral. Mientras todos piensan que los unos se dedican a meter presión a los otros y los otros a los unos. Cuando el resto se deja querer intentando recoger el rebote de un mal tiro. Y los que dicen negociar demuestran que la política convierte a los inflexibles en virtuosos contorsionistas. Candidato y Asesor sonríen sabiendo que en realidad todo vuelve a depender de ellos.

-Cuadrado, muchas veces lo pienso y me digo: ¿Por qué no lo mandas todo al carajo, te dedicas a ser fiel a tus principios y los de tu partido, y haces las cosas como se deben hacer?

-Porque nosotros tampoco trabajamos para un partido con principios.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)



No hay comentarios:

Publicar un comentario