lunes, 29 de agosto de 2016

RELATOS: UN BAR DE PERDEDORES

Alonso, cada noche, se sienta en la última mesa del local y la mira. Ella, aún tremendamente hermosa, oculta tras la cansada mirada de sus inmensos ojos verdes la esencia de una belleza inmutable, inalterada a pesar del tiempo vivido sin contemplaciones.
         Jamás habría pensado que pudiera encontrarla allí, detrás de la barra de un bar como aquel. Un bar de perdedores. Un lugar en el que, pasada la medianoche, la clientela es un desfile de impares. Un antro de plañideras donde todos hablan sin escuchar a nadie, y sus conversaciones no son sino un monólogo sordo que muere en la boca de quien... 

(CONTINÚA LEYENDO)


No hay comentarios:

Publicar un comentario