martes, 13 de septiembre de 2016

EL ASESOR: Diario de campaña

58. La Gran Coalición y la otra libreta



Desde hace unos días, Juan Cuadrado toma notas en su otro cuaderno, el que no enseña a nadie, el de las malas noticias. Donde apunta los peores escenarios y sus posibles y delirantes soluciones. En él, el Asesor baraja una maquiavélica posibilidad que no ha querido compartir con el candidato para no desmotivarle. Una teoría que cumple a pies juntillas su teoría sobre la teatralización política y la vedettización de sus protagonistas:

“¿Y si todo es un acuerdo, un pacto en la sombra, una Gran coalición sin luz ni taquígrafos?

Para que sobrevivan los grandes hay que anular a los que cuestionan a los más poderosos, aquellos que, en algún momento, han tenido opciones reales de acaparar cuotas de poder. La mejor forma de hacerlo es el desgaste, que el electorado llegue motu propio a la conclusión de que solo hay dos partidos solventes.

Dos investiduras fallidas, una para cada uno que transmite la falsa apariencia de que los más votados han cumplido con su responsabilidad política haciendo todo lo posible por formar gobierno y, después, solo esperar a que madure la fruta y dedicarse a cosechar en unas elecciones con poca participación y mucha desidia. Unos resultados polarizados en dos partidos, el que gobierne con mayoría absoluta y que el refuerce su crisis interna de partido aguantando el chaparrón de cuatro años en la oposición.


Una Gran coalición pactada a escondidas, guionizada en algún discreto bar de carretera e interpretada en un día a día donde todos dicen en público no desear lo que ansían en privado, sacar las urnas a pasear y que los votantes se queden en casa”.


EL ASESOR: Diario de campaña (entregas anteriores)

No hay comentarios:

Publicar un comentario