lunes, 31 de octubre de 2016

NOCHE DE MUERTOS

Como hacían cada año, saltaron el muro del cementerio la noche de Todos los Santos para jugar al escondite entre las tumbas. El ganador era quien lograba amanecer entre cruces y muertos sin haber sido localizado. Atrás la tapia, se dispersaron entre las sombras. Uno de ellos descubrió cerca del pozo un lugar que creyó perfecto para que no le encontrasen. Pasadas las horas, cuando la noche era más cerrada, intentó hacerse una almohada amontonando las hojas secas de la lápida que tenía junto a él, pero no pudo dormir, en el mármol y se enfrentó a su foto, su nombre y la fecha de esa noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario