EL ASESOR: Diario de campaña




1.-El Asesor

Empezó a forjar fama alejando a los candidatos de los paseos por el centro urbano, los achuchones de octogenarios y los besamanos a bebés. Sus innovadoras propuestas pasaban por hacer saltar al candidato en paracaídas, dar mítines en lo alto de mesas de concurridas churrerías, dejarlos ver en clases de zumba, campeonatos de lanzamiento de hueso de oliva, carreras de camareros con tacones…

Antes de llegar hasta aquí, trabajó como...


2. El Candidato

Le costó darse cuenta de que su interlocutor, parapetado tras una mesa que ocupaba la mitad del despacho, se había puesto de pie. El candidato condensaba en su diminuta anatomía de metro sesenta todo un catálogo de despropósitos.

Una sudorosa calvicie mal gestionada, patilla ancha, bigote estrecho, pecho abundante y caído sobre la inmensidad de una barriga tonelera... Alejaban a aquel tipo de...


3.-Conociendo el terreno

Juan Cuadrado, El Asesor, sabe que tras las presentaciones, lo primero que hay que preguntar a un candidato es: “¿Y hay algo que nos puedan echar en cara en campaña? Ya sabe, ¿algún comportamiento inadecuado que nos pueda generar problemas futuros?”.

También sabe que la reacción suele ser siempre la misma, unos instantes simulando...


4.-El Partido

Asumidos los mimbres del candidato, el siguiente paso del asesor es analizar los del partido para completar el cesto. Confirmar que el PIRLA (Partido Independiente Revolucionario para Liberales Autónomos), iba a dar tanto castigo como su líder era tan sencillo como acercarse a sus principios fundacionales.

Con un origen de sobremesa larga y vaso ancho,..

Continúa leyendo




5.-Lealtad, endogamia y silencio

Juan Cuadrado, el Asesor, no tardó en cerciorarse de que, cumpliendo los patrones de toda estructura clásica de partido, el PIRLA sustenta la relación con sus afiliados, su particular ejército, en tres principios básicos: lealtad, endogamia y silencio.

Con la lealtad se garantiza que los afiliados no cuestionen ni una sola de las decisiones del PIRLA, por descabelladas que estas puedan ser o parecer, que lo parecen y lo son.
Como si se tratase de una estafa piramidal cualquiera, el partido...

Continúa leyendo


6. El chófer

En Matías, el chófer del candidato, la endogamia del partido la delataban el labio caído, la mirada ausente y el sobrepeso... Y su forma de presentarse, que fulminaba de inmediato cualquier posibilidad de duda: "Hola, soy Matías, el primo del candidato. Bueno y también su chófer".

Continúa leyendo



7. Precampaña

Asumido el reto de sacar a flote un barco con más vías de agua que un riego por goteo, contando con una tripulación que era como navegar a toda máquina con el ancla echada, se puso a planificar la precampaña del PERI para campaña.

El principal problema de la precampaña de na campaña que en realidad es recampaña es que..

Continúa leyendo

8. Hacer la calle

Siguiendo el ejemplo de otros insignes próceres de la incomunicación política, el candidato no era muy de dar la cara, quizá por miedo a volver con ella rota o, al menos, sonrojada. Hacer la calle le producía cierta agorafobia y el cuerpo a cuerpo con extraños bastante repulsión.

En una de las primeras reuniones entre Juan Cuadrado y el candidato, el primero le habló al segundo de la importancia de que el ciudadano crea que quien le pide el voto es uno más, un igual, que sufre los mismos problemas, las mismas carencias, idénticas miserias.

Cuadrado consideró oportuno hacer una primera toma de contacto...



9. Plumillas

En sus años como Asesor había tropezado con políticos que convertían la torpeza ante los medios en virtuosismo. Balbuceos, silencios incómodos, mirandas perdidas, sudores fríos, sollozos, apresuradas huidas al baño… Cuadrado conocía como la palma de su mano el catálogo de desatinos.

Teniendo en cuenta las capacidades de quienes le contrataban, a Juan Cuadrado no le quedaba otra que...

Continúa leyendo 



10. Encuestas

Arrojen el resultado que arrojen, Juan Cuadrado, el Asesor, disfrutaba con las estadísticas, la herramienta con la mayor capacidad de manipulación que conoce.

No le sorprendió comprobar que el líder del PIRLA era el peor valorado de los cinco principales candidatos: imagen de cara al electorado, MALA o MUY MALA; Capacidad de gobierno, MALA; Influencia, REGULAR; Carisma, POCO, Credibilidad, NULA.

Con aquellos gráficos entre las manos, Cuadrado dedicó un par de horas en escarbar entre los decimales...

Continúa leyendo 



11.-Ideas y aplausos

Tras unas semanas formando parte de los asesores del candidato del PIRLA, Juan Cuadrado no tardó en aprender que para sobrevivir debía poner más empeño en el aplauso que en el consejo.

El candidato, que se abraza a su ego como un funcionario a un día moscoso, rechaza por defecto todo lo que le propone su equipo. Si la idea le parece buena…


Continúa leyendo

12. En mallas

El candidato del PIRLA, cumpliendo con su condición de rémora electoral, tiene por costumbre encapricharse de lo que ya han hecho otros para llamar la atención, sin dejar ni medio metro al sentido común para entender que lo que ya ha sorprendido difícilmente vuelve a hacerlo.

“Quiero esto”, se desayunó el asesor Juan Cuadrado sin apenas tiempo para digerir un desayuno sin que el estómago le diese vueltas al ver lo que le enseñaba el candidato. En su monitor tenía unas fotos…




12+1. Supersticiones

El Asesor todavía no ha logrado descubrir si las supersticiones de su candidato son una fobia real o el clavo ardiendo al que agarrarse para aplazar o anular incómodos actos de partido, ruedas de prensa con preguntas y repreguntas, o debates televisados con sus contrincantes.

El candidato es tan poco innovador con esto del mal fario como con el fondo de armario. Su equipo guarda un copioso anecdotario de...

Continúa leyendo


14.- Pegada de carteles

Desde que le vio por primera vez, Juan Cuadrado, el Asesor, supo que el líder del PIRLA era un animal, de costumbres. Lo que provocó que, con un candidato acostumbrado a perderse todos los jueves en los locales con mucha luz en las fachadas y poca en el interior, olvidase que la pegada de carteles de la recampaña esta vez no caía en viernes.

El candidato, entregado vivamente al frote clandestino de muslos isleños, desconecta...

Continúa leyendo



15. On the Road

Igual que titiriteros sin casa, cantaures sin familia  y comerciales sin alma, en campaña, la caravana electoral se pasa la vida en la carretera, y montando y desmontando tenderetes desde los que, cual charlatanes de feria, vender pócimas mágicas para hacer crecer pelo en un erial.


Como si se tratase de un sistema de castas perfectamente diseñado, sobre el asfalto abre camino el líder en su potente beemeuve de cristales tintados, detrás en una confortable furgoneta viaja su equipo de asesores, seguido de un microbús con el resto de miembros del partido que viajan en campaña y, por último, aplicando un eficaz cordón sanitario…

Continúa leyenda

16. Ahorro


El candidato, más allá de sus evidentes limitaciones, al menos es consciente de que lo que más le importa a los ciudadanos es el ahorro, y que los aspirantes de cada partido prediquen con el ejemplo.

El líder del PIRLA tiene una peculiar percepción del ahorro en campaña...

Continúa leyendo


17. El Debate

El candidato llevaba semanas eligiendo el color de la corbata, el tono del traje, las alzas de los zapatos. Se había visto los debates desde cuando Campo Vidal era becario. Especialmente interesado por los últimos enfrentamientos, sacó como conclusiones que había que hablar de nuevas políticas, acercarse a los ciudadanos aunque sean algo absolutamente ajeno, sacar gráficos que ascienden o descienden según conveniencia, desquiciar rápidamente al contrincante y pedir al candidato que no se ponga nervioso... lo que no acababa de cuadrar en sus notas era algo sobre un tal Ruiz.

La mañana del debate, el candidato se levantó...

Continúa leyendo



18. El día después

Cuando despertó, el debate ya no estaba allí.     El candidato empezaba a preocuparse.

-Cuadrado, tenemos que hacer algo. No pude ir a la pegada de carteles, ayer me encontraba indispuesto. No me preguntes, no sé qué pasó.

-Tranquilo jefe -le calmó Juan Cuadrado -si no vas al debate eres el único que no pierde. Tampoco hay que exponerse demasiado.

-Lo que tú quieras, pero hay que hacer algo grande, que llame la atención. Necesitamos una portada a la altura del candidato del PIRLA.

-Déjame hacer…

Continúa leyendo



19. A cinco columnas

El candidato no sabía si seguir frotando la lámpara. Solo había pasado dos días desde que había deseado más presencia en los medios, y ya se había desayunado una foto disfrazado de plátano el primero, y le había indigestado el titular a cinco columnas el almuerzo del segundo.

"El candidato del PIRLA...

Continúa leyendo



20. La vida es puro teatro

Juan Cuadrado, el Asesor, después de conseguir que todos los focos se dirigieran a su candidato se esmeró en una perfecta escenografía, hecha a la medida de la estrella de rock que creía entre sus manos.

Cuando mandaron la convocatoria de prensa, los escándalos del secretario general del PIRLA ocupaban ya horas de televisión y radio en tertulias convenientemente sesgadas. La querencia por las faldas del candidato era lo que esa anodina campaña...

Continúa leyendo




21. Andanadas de hostias

El candidato, que había aceptado con cierto recelo la propuesta del Asesor, no tardó en comprobar que, las dudas sobre los documentos mostrados, las críticas y el rechazo que manifestaban algunos medios eran directamente proporcionales a la adhesión inquebrantable que mostraban otros.

-Cuadrado ¿Y ahora qué?

Cuando el líder del PIRLA formuló la pregunta, hacía rato que...

Continúa leyendo





22. Besos y tetas


El candidato, que siempre había sido más de muslo que de pechuga, ahí estaba, acariciando ubre por obra y gracia del Asesor y sus innovadoras técnicas de marketing y comunicación. Aunque al candidato a veces le costase salir de su corsé conservador, tenía que reconocer que estaba harto de que cada vez que salía a la calle en campaña: niño que besaba, niño que se iba a por...

Continúa leyendo



23. Encuestas, sorpasos y cintas de vídeo


A menos de una semana de las elecciones, Juan Cuadrado, el Asesor, es ya la sombra del candidato. No hay instantánea del líder del PIRLA en la que no aparezca él un par de pasos por detrás, siempre con una sonrisa contenida y vigilante, controlando cada detalle. Anudando su corbata, apuntándole discretamente el dato, la respuesta, la pose, o indicándole que pida ir al baño para ganar tiempo y dictarle la estrategia a seguir para salvar una situación de crisis. El secretario general del PIRLA ha ido tantas veces al baño en esta campaña, que los periodistas empiezan a compadecerle por su cistitis.

Aunque a Cuadrado le gusta trabajar en la sombra, no puede…


Continúa leyendo 



24. Lemas

Con las urnas a la vista, el Asesor sabía que en la recta final es cuando hay que apretar, porque una cabeza de ventaja da o quita laureles. Su cabeza iba más acelerada que Pocholo en la fábrica de Red Bull y no paraban de surgir ideas que gestionaba a una velocidad de vértigo.

Juan Cuadrado sabía que las elecciones ya no eran de un solo lema. Hay que lanzar mensajes constantemente, muchos, cortos, directos y cuanto más impactantes mejor.

Una noche en vela le sirvió para...

Continúa leyendo



25. Superpoderes

Juan Cuadrado, el Asesor, disfruta con la sensación de superioridad que da el éxito en política, aunque sea consciente de lo efímero que puede llegar a ser. Sin haberse realizado aún el recuento de votos, él ya se siente ganador de estas elecciones en la que cada vez más gente se interesa por su labor de chapa y pintura con el candidato.

Le entusiasma la capacidad que tienen los asesores de los grandes partidos para...

Continúa leyendo



26.  Operación bikini

El candidato, sedentario por naturaleza, durante la campaña hace suyo aquello de un país para comérselo. Cada vez que la visita urbana o el salutatio vecinal implican una o varias paradas en establecimientos de gastronomía de todo tipo el candidato disfruta como cochino en lodazal.

En los mercados huye de los puestos de verdura, y cambia...

Continúa leyendo




27: Brexit y dominó

El Asesor, Juan Cuadrado, sabe que en su trabajo es vital la previsión, ir dos, tres o cuatro pasos por delante de quien le paga y de quienes asesoran a los contrincantes de quien le paga. Una campaña electoral es ese frenopático de filibusteros en el que, sin apenas tiempo para gestionar lo inmediato, es complicado atender con solvencia lo que está por llegar o lo que viene sin avisar.

Afortunadamente, un referéndum en Reino Unido, que se decide dos días antes de las elecciones, le ha permitido a Cuadrado...

Continúa leyendo



28. Cierre de campaña

En los cierres de campaña, al Asesor le guata quedarse entre bambalinas, donde todo está en sombra, y los discursos y los jaleos que provocan llegan con un eco sordo y lejano.

Y allí, espera satisfecho a que...


Continúa leyendo


29. Jornada de reflexión

El Asesor disfruta pensando en la jornada de reflexión como ese día en el que todo el país se entrega vívamente a decidir a quién concede la responsabilidad de gestionar su destino durante cuatro años. Un día en el que velar armas de cara al gran día, a la gran noche electoral en la que cosechar el fruto del trabajo de unos días tan intensos como decisivos.

Al candidato lo que más le gusta...

Continúa leyendo


30. Las urnas

Para la jornada electoral, Juan Cuadrado no ha diseñado nada especial. Informó a los medios de que el secretario general del PIRLA votaría a las nueve y media en su colegio electoral. Pidió al candidato puntualidad. "Es importante dar imagen de currante autónomo que madruga hasta los domingos".

También le recomendó ir acompañado por la familia...




31. El Resultado

Con más del 99% escrutado, el candidato y el Asesor terminaron la noche electoral en silencio, encerrados en el despacho del secretario general del PIRLA, con el murmullo de tertulianos y el tintineo del hielo en las copas como única banda sonora de su indiscutible éxito.


El Asesor confirmaba satisfecho cómo las estratégicas de comunicación, cuanto más burgas, más extravagantes y más evidentes, son más efectivas. “Me encanta saber que mañana este país no será Venezuela, y que...

Continúa leyendo



32. Queridos Reyes Magos

El candidato escribe su lista de peticiones con la misma ilusión de un niño los primeros días de enero. Al secretario general del PIRLA le da bastante igual quién se pone el traje de Rey Mago con tal de que cumpla consus solicitudes.


Juan Cuadrado, el Asesor, le había pedido que en esta tierra de nadie que son las negociaciones lo mejor es mantener una estudiada discreción que hay que romper cuando lo dicten las imprevisibles circustancias que están por llegar. El Asesor simplicó el argumento en un: "que te estés calladito hasta que yo te lo diga jefe", mucho más acorde con el nivel de entendederas del candidato. "Hay que ser paciente, tú...




33. Rueda de prensa 3.0

Juan Cuadrado, el Asesor, estaba convencido de que ha llegado el momento para dar el primer paso. "El resto ha empezado a enseñar sus cartas y ahora es cuando empezamos nosotros a jugar".

Los demás han empezado a poner sus condiciones: el que más votos tiene propone un regalo envenenado a su enemigo histórico; el segundo de la clase es consciente de que, haga lo que haga, diga lo que diga, y decida lo que decida, va a ser perjudicial para sus intereses, así busca cobrarse una buena pieza antes de que sus propios compañeros de caza cuelguen su cabeza en la sala de trofeos; el tercero se lame resignado las heridas y contempla los combates desde la barrera, confiando en los idus de julio les devuelvan a la arena del anfiteatro; y los cuartos, más de mus que de póquer, lanzan un órdago a chica, a grande, a pares y a juego. Mientras, el candidato del PIRLA, toca y retoca su lista de deseos esperando a que el Asesor anuncie el pistoletazo de salida.


Cuadrado sabe que todos esperan ansiosos lo que tenga que decir el candidato del PIRLA, igual que es consciente de que no debe...

Continúa leyendo


34. Noche de motel

Hasta aquella noche, el candidato nunca había estado en una habitación de motel de carretera sin una compañía a toodas luces inadecuada. Alguien que hablaba en nombre de alguien, a quien le había encargado un tercero hacer llegar el mensaje de un cuarto, le había solicitado una cita a través de el Asesor en aquel lugar y a aquella hora.

Mientras esperaba a solas la llegada de su interlocutor no pudo evitar...

Continúa leyendo




35. Una semana

Una semana después de la jornada electoral, el candidato y el Asesor gestionan el éxito logrado reflexionando ante un fajo de billetes morados sobre la mesa de despacho.

-A esto hay que darle salida cuanto antes, los van a sacar de circulación -informa Juan Cuadrado -Por cierto, han llamado otros tres. Para lo mismo...

Continúa leyendo



36. El acta

Ahí está el candidato, traje nuevo, camisa planchada, corbata verde y muda limpia, frente a los leones. Dispuesto a cumplir con el mandato constitucional que tantos beneficios confía que le reporte. Como en el primer día de colegio, el candidato anda perdido sin saber dónde está su clase, qué papeles tiene que rellenar para matricularse ni dónde hay que recoger la cartera nueva con el material escolar, así que ha ido de la mano del Asesor para que le sirva de lazarillo.

Antes de entrar a cumplir con la burocracia, Juan Cuadrado le frena cogiéndole del codo y le advierte...



37.El chiringuito

Asumida la necesidad de no llegar a unos nuevos comicios con el único objetivo de no hacer peligrar su escaño, el candidato cierra el periodo de entrevistas clandestinas a la sombra de los toros de Osborne sembrados por la periferia madrileña, y se escapa unos días a la playa junto a su Asesor para meditar los pasos a seguir.


Inspirado por la brisa marina, Cuadrado prepara una nueva polémica para devolver a las portadas al candidato. “Jefe, hay que crear...

Continúa leyendo


38. Evitando la corná

Al candidato lo que más le inquietó no fue que el tipo del chiringuito con gafas y gorra resultase ser quien parecía. Lo que más le preocupó fue la conversación deslavazada que le llevó la brisa marina de aquella mesa.

De vuelta en la sede central del PIRLA, candidato y Asesor, repasan en el informativo la lista de registros policiales por corrupción; las reuniones en Moncloa buscando apoyos, “A estos de hoy seguro que...

Continúa leyendo



39. Brexit, cuñado y refugiados

Sin demasiado estruendo pero con paso decidido, el Brexit del PIRLA, encabezado por el cuñado del candidato y dirigido en la sombra por el Asesor, no tarda en ocupar las páginas impares de los periódicos y alguna discreta llamada en portada.

-Está todo controlado jefe. Hay que darles un poquito más de aire para luego disfrutar más viendo cómo se desinfla el suflé.

Al candidato le sorprende que dediquen más espacio a su cuñado que al último balance de refugiados muertos en el Mediterráneo.

-A mí estas cosas me dan mucha pena Cuadrado. Pero...


Continúa leyendo



40. Ficción y realidad

El candidato antes de meterse en política no tenía más ambición que una pelusa de sofá, pero ahora cuenta con el talento de un asesor con herramientas suficientes como para permitirle permanecer abrazado a su escaño durante décadas.


Cuadrado se encargó personalmente de...

Continúa leyendo



41. Obama y la margarita mentirosa

Cuando aparentemente todos han puesto por fin las cartas boca arriba, el candidato llama de urgencia a Juan Cuadrado para que le informe de los siguientes pasos a seguir y le resuelva algunas dudas: "Ya me explicarás cómo es posible que todos digan en la misma frase que van a votar que no a la investidura y que no vamos a ir a unas nuevas elecciones".

-Candidato, es muy sencillo, todos mienten.

-¿Y nosotros?

-También.

-Bueno, eso me deja más tranquilo.


-Todos dicen que no pero...

Continúa leyendo


42. A día de hoy

El candidato ha seguido con especial interés las entrevistas del aspirante a formar gobierno en busca de partener, y no deja de sorprenderle que se cumplan, punto por punto, las previsiones de Juan Cuadrado, su particular Oráculo de Delfos.

Tras los encuentros, todos salen con un “No” más o menos rotundo en la boca, y un más que insistente "A día de hoy" que abre demasiadas puertas, lo que confirma el augurio del Asesor de una primera votación yerma desde su origen. Llegados a este punto…


Continúa leyendo


43. Por los pelos

El candidato se mantiene a la espera de las indicaciones de Juan Cuadrado. De momento, el Asesor le ha sugerido, léase prohibido, apariciones públicas que no estén bajo su control absoluto. Así que, el candidato, siempre preocupado por el bienestar de su equipo, se empapa de actualidad para cuando tenga que salir al ruedo. En su repaso informativo se queda estupefacto con las crónicas que tachan de escándalo el sueldo asignado al peluquero de un dirigente de una de las principales potencias europeas.

-¿Lo puedes entender Cuadrado? A este hombre se la tienen jurada. Se le echa la gente a la calle solo por una reforma laboral de nada, que no es...

Continúa leyendo



44. El Pokémon de la Cámara Baja

Como quien se despide a por tabaco, el candidato le había informado al Asesor de que se tomaba un breve descanso "una escapadita para desconectar de tanto estrés". Cuando escuchó aquello, Juan Cuadrado no podía inaginar que, mientras se constituía la mesa del Congreso, localizaría a su particular Pikachu cocido como un centollo, abrazado a una salchicha flotante en Magaluf.


Aun con la resaca a cuestas...





45. El jarrón chino

Juan Cuadrado, El Asesor, tras tres días intentando hacer entender al candidato que la maquinaria de la Casa del Jefe de Estado no siempre funciona a la perfección, que él tampoco entiende cómo han podido olvidarse del líder del PIRLA en la ronda de consultas, pero que está todo arreglado: "El Rey va a entrevistarse contigo, faltaría más, y lo va a hacer el mismo día que vea a los representantes de los partidos más votados".

-Eso es estupendo Cuadrado, Así me gusta, que me den mi sitio.

-Bueno, solo hay un pequeño inconveniente. Jefatura de Estado no quiere que se note el fallo y han pedido total discreción. No habrá foto del encuentro y han pedido que no hagamos valoraciones a posteriori.

-Pero eso nos deja como unos mindundis.

-No es lo ideal, pero si lo piensas bien eres el único que le va a cambiar la agenda al Rey.


Y con esas, el candidato llega en taxi a Zarzuela por la puerta de servicio...

(Continúa leyendo)


46. El Baile

El Asesor, que es muy de tirar de metáfora hasta para hacer la compra, afronta la recta finald e las negociaciones hablándole al candidato de baile. “Los de ayer estaban bailando sevillanas, dándole muchas vueltas, muchas vueltas para, al final acabar abrazados aunque pongan cara de asco. Los de hoy están esperando ansiosamente a que empiece a sonar el organillo para arrancarse con el chotis. Y los demás, todos menos a los que han dejado en la puerta sin poder entrar, están en la discoteca, dando saltitos con el dedo en alto a ver si les cae algo”.

-Y nosotros, Cuadrado, ¿dónde estamos nosotros?...

(Continúa leyendo)


47. El vestidor

Encerrado en casa desde hace días, el candidato mira el vestidor desde la cama, y espera la decisión final de unos y otros contemplando...

(Continúa leyendo)


48. HLH

Juan Cuadrado, El Asesor, sabe que siempre hay que tener un Plan B. Por eso, aunque tiene su cuaderno de notas lleno de apuntes que indican que no habrá una nueva convocatoria electoral en breve: “estrategias de presión de...

(Continúa leyendo)


49. La partida

Hasta que no lo vivió en primera persona, el candidato no lograba entender a Juan Cuadrado, El Asesor, cuando le decía que la política es como una partida de ajedrez a tres, una partida de mus con señas falsas o una mano de póker contando cartas.

Los jugadores han empezado a enseñar sus cartas...

(Continúa leyendo)





50. De puente


De buena mañana, el 15 de agosto, Asesor y candidato acudieron ingenuos a sus despachos...





51, Teléfonos y contorsionismos


A candidato y Asesor se le pasaron los sudores fríos cuando, de repente, volvieron a sonar los teléfonos para preocuparse y ocuparse de ellos con la cordialidad propia del comercial que saluda siempre dando palmaditas en el costado.

En apenas unas horas habían recogido una nueva cosecha de sobres interesados y, ahora, acompañados de algún que otro compromiso en forma de cargo para el candidato y su guardia pretoriana.


A ambos les reconfortó comprobar que, como había predicho el Asesor, continuaba la función teatral. Mientras todos piensan que...

(Continúa leyendo)


52. El Complejo de Aristóteles y la paga


El Asesor, Juan Cuadrado, repasa prensa y redes estupefacto por el aluvión de críticas a los negociadores contorsionistas. "No sé a qué viene tanta indignación por las concesiones. A ver si ahora...

(Continúa leyendo)


53. Sesión de investidura

Al candidato, que pensaba que no podía haber nada más plúmbleo que los plenos de presupuestos en el Ayuntamiento o las reuniones sin sustancia en Diputación, le sorprendió comprobar que las sesiones de investidura con spoiler son tedio elevado a la enésima potencia.

El Asesor, Juan Cuadrado, le ha advertido de que el hemiciclo está lleno de ojos indiscretos...

(Continúa leyendo)


54. Tras las fotos

El candidato y el Asesor se han acostumbrado a ver las ruedas de prensa desde los pasillos del Congreso, detrás de la nube de gráficos que se ocupan de plasmar las caras de enfado y decepción que gastan los intervinientes de cara al público y a quienes se les escapan las medias sonrisas cuando dan la espalda a los objetivos.

El candidato, que mantiene su fe ciega en su asesor, hay algo que le inquieta...



55. La escombrera

El candidato del PIRLA ha ocupado su escaño pensando que pasarse la segunda votación de la investidura con spoiler imaginando a sus señorías en paños menos es indecoroso en exceso, Así que ha dedicido prescindir de la lencería y aguantar la somnolencia imaginándolos...

(Continúa leyendo)


56. Pesadillas

Desde hace unos días, el candidato protagoniza, casi cada noche, un angustioso sueño en el que un par de ujieres intentan por todos los medios desalojarle de su escaño. Él se resiste cual activista de femen, pero...

(Continúa leyendo)



57. De gala


A falta de realidades inmediatas, al Asesor le gusta fantasear con las expectativas.

Asumido que el ansiado gabinete de comunicación de Presidencia del Gobierno aun tardará en llegar, fantasea mientras tanto con un cargo intermedio, quizá el de responsable de relación con los medios de un ministerio como el de Cultura. Un puesto desde el que trabajar para mayor gloria de su candidato. Mover los hilos en la sombra para...

(Continúa leyendo)


58. La Gran Coalición y  la otra libreta

Desde hace unos días, Juan Cuadrado toma notas en su otro cuaderno, el que no enseña a nadie, el de las malas noticias. Donde apunta los peores escenarios y sus posibles y delirantes soluciones.
En él, el Asesor baraja una maquiavélica posibilidad que no ha querido compartir con el candidato para no desmotivarle. Una teoría que cumple a pies juntilla su teoría sobre la teatralización política y la vedettización de sus protagonistas:

“¿Y si todo es un acuerdo, un pacto en la sombra, una Gran coalición sin luz ni taquígrafos?

Para que sobrevivan los...

(Continúa leyendo)


59. El cartón

Deambulando por tierra de nadie, el Asesor pide paciencia tratando de calmar las ansias de protagonismo del candidato. “Hace mucho que nos estamos en los medios. Si no salimos no existimos. Hay que hacer algo” es el mantra que persigue a un Juan Cuadrado consciente de que, en estos momentos, cualquier intervención del líder del PIRLA tiene menos interés que una tertulia de Balbín en Clan TV.

Deberíamos esperar, pero si insistes...

(Continúa leyendo)



60. Entre txakolís y albariños



Sin candidatos ni en gallegas ni en vascas, el Asesor y el candidato del PIRLA viven la noche electoral a golpe de txakolís y albariños, brindando con cada nuevo porcentaje del escrutinio. Aunque...

(Continúa leyendo)


61. No es lugar para hipsters

Repasando la prensa diaria, el candidato empezó a comprender aquella sentencia que, a modo de consejo, hizo su Asesor, Juan Cuadrado, cuando él mismo ideó, ejecutó y aplastó una crisis interna en el PIRLA diseñada a medida para favorecer los intereses del candidato. Entonces, Cuadrado le explicó que...

(Continúa leyendo)



62. Después de la tormenta

El Asesor no tardó en entrar en el despacho del candidato con una orgullosa sonrisa y un “tranquilo jefe, después del vodevil, las terceras están cada vez más lejos”. Después sacó el cuaderno de la chaqueta, algo así como su Oráculo de Delfos de bolsillo y le planteó lo que iba a pasar: “los que lo tienen todo ganado intentarán...

(Continúa leyendo) 




63. Piedra, papel, tijera

El Asesor reconoce que el talón de Aquiles de su creatividad es la calma chicha, el erial que supone la ausencia de polémica, dimes y diretes que enconen el día a día con propios y con extraños. Sin elecciones, sin gobierno y sin una mala crisis interna que echarse a la boca, Juan Cuadrado tiene que conformarse con asistir como espectador a las marejadas que asedian otros barcos. Algunos en los que faltan brazos para achicar tanta agua, y otros en los que a falta de iceberg ya buscan ellos cómo hacer vías de agua. "Ya me gustaría a mí...

(Continúa leyendo)


64. La investidura… otra vez

El Asesor, Juan Cuadrado, se ha pasado la noche con el hormigueo en los dedos que da escribir el discurso definitivo para su líder. Un texto para una investidura de aplausos tibios y pocas ganas, un argumentario que quede natural pero contundente, conciliador sin caer en el servilismo, y ameno aunque riguroso.

Después, que el discurso quede natural y convincente en tribuna depende de las capacidades oratorias del secretario general del PIRLA, un aspecto en el que Cuadrado no acostumbra a tener demasiada confianza. Por su experiencia, sabe que cuanto le permites a un político salirse del corsé que le has diseñado...

(Continúa leyendo)


No hay comentarios:

Publicar un comentario